Saberes Ancestrales versus Sociedad de la Información

Por: Berenice Benítez

Sociedad de la información se ha dado por llamar a la estructura no establecida que asume las nuevas tecnologías para difundir mensajes, de manera hegemónica; y quienes no estén al alcance de éstas, quedan excluidas de esta vorágine electrónica.  La tecnología ha sido adaptada, con rapidez, por las empresas de comunicación, cuyos propietarios tienen, en estas novedosas herramientas, valiosos aliados para seguir manteniendo el control de la distribución y difusión de la información, lo cual se reforzó con la aparición de internet.

portada

Bell (1976) citado en Burch (2006) afirma que “el eje principal de [la Sociedad de la Información] es el conocimiento teórico y advierte que los servicios basados en el conocimiento habrán de convertirse en la estructura central de la nueva economía y de una sociedad apuntalada en la información” (…) (s/p). Tales palabras fueron premonitorias, por cuanto cada día se comprueba como las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen alta influencia en la estructura económica de los países y de las empresas de comunicación.

Hacia los años 90, con la llegada de Internet, según Burch (2006) la sociedad de la información, como una “construcción política e ideológica, se ha desarrollado de la mano de la globalización neoliberal, cuya principal meta ha sido acelerar la instauración de un mercado mundial abierto y ´autoregulado´”(s/p). Esto es tan cierto, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), organizó en diciembre de 2003, en Ginebra, la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, con el propósito de construir la Sociedad de la información como un desafío global para el nuevo milenio, cuyos principios no refieren el respeto a la autodeterminación de los pueblos sino más bien buscan reforzar un mundo unipolar, en contraste con las actuales iniciativas progresistas latinoamericanas, encabezada por Venezuela, que trabajan en función de la multipolaridad y lo multiétnico.

En esta sociedad de la información, las empresas de comunicación desempeñan un papel protagónico como entes reguladores del comportamiento de personas y organizaciones, a través de mensajes globalizantes y alienadores que refuerzan la idea de aldea global, es decir, todos iguales y bajo un mismo patrón establecido por el imperio de turno.  En este caso Estados Unidos de Norteamérica, donde no caben las creaciones de cada pueblo, por lo que las mismas tienden a desaparecer y con éstas la identidad local, regional y nacional.

Precisamente esta acción influyente que por diferentes medios despliegan a diario las empresas de información, sigue generando desinterés hacia los saberes ancestrales e induce a buscar respuesta fuera de nuestras fronteras, obviando que son realidades y contextos totalmente diferentes. Ante tal realidad, Peña (2012) plantea:

“(…) estos saberes populares y prácticas sociales no sólo van a incidir en la visión de la realidad sino en la construcción efectiva de la misma. (…) Estos productos socioculturales van acompañados de utopías e imaginarios contenidos en diversas visiones paradigmáticas (religiosas, filosóficas, políticas, económicas) que determinan las condiciones bajo las cuales la sociedad se percibe y asume (…) La utopía y los imaginarios (…) tomada más desde la perspectiva de la forma que del contenido, se revela como una manifestación de lo imaginario [y] el hombre se recrea en el pasado o edifica un futuro renegado de su realidad cotidiana” (s/p)

En virtud de que los saberes de los pueblos contribuyen a liberarlos de las cadenas de la opresión, es ese el punto que mayores ataques recibe de las empresas mediáticas.  No les interesa mostrar los orígenes de los pueblos, ni las manifestaciones culturales tangibles e intangibles, cuna de los valores ancestrales.  Es allí donde el sujeto histórico se encuentra con sus raíces y puede planificar su futuro junto con los suyos, es decir, el cultivo de sus vidas para recoger buenos frutos.

En la ya mencionada cumbre se hicieron diferentes e importantes apreciaciones, destacando la de Pasquali (2002), quien afirmó “Si la Información tiende a disociar y jerarquizar los polos de la relación, la Comunicación tiende a asociarlos; sólo la Comunicación puede dar nacimiento a estructuras sociales” (s/p).  En este sentido, el investigador venezolano muestra como esperanza de los pueblos a la comunicación verdadera, por ser bidireccional y no a la información por su carácter unidireccional.

Por su parte, Burch (2006) presenta una propuesta con tres aspectos relevantes:

[1] “(…) la noción de que cualquier referencia a ´sociedades´ debe hacerse en plural, reconociendo la heterogeneidad y diversidad de las sociedades humanas. (…) que cada sociedad se apropie de las tecnologías para sus prioridades particulares de desarrollo y no que deba adaptarse a ellas para poder ser parte de una supuesta sociedad de la información predefinida. [2] (…) cualquier definición que use el término ´sociedad´ no puede describir una realidad circunscrita a Internet o a las TIC. [3] (…)  apostamos por un proyecto de sociedad donde la información sea un bien público, no una mercancía, la comunicación un proceso participativo e interactivo, el conocimiento una construcción social compartida, no una propiedad privada, y las tecnologías un soporte para todo ello, sin que se conviertan en un fin en sí”

En el planteamiento de esta investigadora se aprecia interés por tomar en consideración al ser humano como creador y recreador de su vida y los colectivos que conforma.  No sólo darle preponderancia a la tecnología por sí sola, sino al uso que el sujeto histórico pueda darle para el mejoramiento de sus particulares condiciones de vida y su entorno, sin negar su propia histórica, y convertirla en herramienta útil para su emancipación y no para seguir sometido por los imperios de turno. Continuar la lucha por la independencia iniciado por nuestros libertadores y continuada por revolucionarios de gran valía como el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s