De Aló Presidente al Gobierno de la Eficiencia en la Calle

Por Richard Moya

Imagen5Desde hace décadas la mayoría de nuestros intelectuales , se refugiaron en puestos académicos o burocráticos, y sobre todo en boca, de políticos y expertos que impusieron su potencial de ser los únicos profesionales de la palabra con derechos a dar visiones y versiones de la realidad. O mejor dicho, de una realidad acomodada a los intereses de los poderosos. Hoy se quiere reducir la realidad a la actualidad de los descontextualizados  noticieros de televisión, que cada día se van pareciendo más a las telenovelas. Ya que tratan de borrar nuestra historia, nuestras huellas como emancipadores y humanistas y nos olvidemos de dónde venimos. Si no sabemos de dónde venimos no sabremos a donde ir ni vamos a enterarnos de cuál es nuestro otro destino posible.

A través de los años en nuestra historia política, los medios de comunicación han asumido una metamorfosis donde las empresas de comunicación han usurpado el papel de los partidos políticos tradicionales y sus lideres hasta llevar lo politico a su minima expresión. Basta recordar la figura de Carlos Andrés Pérez, fue sometido a juicio después que aceptó un paquete neoliberal, con medidas que provocaron una protesta popular, respondida por el gobierno con una masacre. Los dos partidos tradicionales o principales explotaron y desaparecieron solos.Y los dueños de los medios tuvieron mucho que ver con su triunfo y derrota posterior.

Los partidos, que hasta entonces habían sido mediadores entre las masas y la oligarquía, fueron sustituidos simplemente por los medios de comunicación, que en Venezuela han pretendido definir qué leyes eran válidas y cuáles no. Varios dueños de estos medios creen tener el poder completo. Y con él llevaron a cabo ese experimento político siniestro del golpe de Estado mediático. Los medios de comunicación estuvieron llamando casi por año al golpe de Estado, arrojaron una muchedumbre de clase media contra el palacio de Miraflores, cortaron la alocución del Presidente y montaron un show para inculpar a los seguidores de Chávez.

Ese golpe fracasó y no conforme con eso lanzaron un golpe petrolero económico. Los medios estuvieron casi 62 días encadenados las 24 horas, apostando por el derrocamiento del mandatario venezolano electo de forma constitucional pero fracasaron. La omnipotencia de los medios ha devenido en una dictadura mediática en la que imponene su agenda política sobre la población venezolana.

No podemos dejar de recordar que hasta ahora algunos de los principales objetivos de la campaña mediática desarrollada por los medios privados de comunicación ha sido atacar por todos los flancos al proceso revolucionario de forma sutil. Vale preguntarse  ¿cuál es la única y verdadera misión de los medios? ¡Amordazar el pensamiento, acallar conciencias y silenciar la revolución. Según Ramonet, “la censura y las manipulaciones retornan con renovada fuerza bajo diversos disfraces. Seductores opios de las masas proponen una especie de mundo feliz, distraen a los ciudadanos e intentan apartarlos de la acción cívica y reivindicativa. En esta nueva alineación, en la época de internet, o “cultura global” y la comunicación planetaria, las tecnologías de la información, desempeñan un papel ideológico fundamental…”.

La batalla de las ideas se torna asunto de vida o muerte para la revolución venezolana. Satanizar a Chávez fue siempre la intención de la oposición venezolana. Para hacer frente a esto se llevo a cabo el programa Aló Presidente que fue guiado por el líder de la revolución bolivariana y se convirtió en una estrategia comunicacional que llegó directamente al pueblo venezolano. Hacer uso de las propias herramientas capitalistas para hacer la Guerra mediatica frente al  latifundio mediático neoliberal.

Aló presidente estrategia de un pueblo para subvertir el orden impuesto por los medios de comunicación

Imagen1Aló presidente con su aporte comunicacional se develó en una comunicación alternativa por sus propias caracteristicas: dinamismo, identitario, didáctico y pedagógico, trasmisiones in situ, participación de las comunidades y de los responsables de las tareas gubernamentales para dar su informa de lo que se viene haciendo o invirtiendo. En cada difusión dominical se ponía en relieve al protagonista de la participación, el pueblo venezolano con sus necesidades, intereses y expectativas y valorando a todo ser humano por muy sencillo que fuera y haciendolo noticia, demostrando en cada programa el cumplimiento de las promesas adquiridas en cada una de las campañas electorales que el líder ofreció.

El discurso del presidente se renovaba constantemente manteniendo su palabra clave e integradora “pueblo” con varios significados tales como: inclusión, mayoría, fortaleza, sabiduría, en cada una de sus trasmisiones era reforzado este concepto a través de la interacción y la participación de los indígenas desde sus zonas geográficas, de comunidades estudiantiles, habitantes de caseríos, trabajadores de diferentes industrias del país, poblaciones aisladas, entregas de viviendas, ampliación o inauguración de todo tipo de infraestructura, demostrando las competencias de su administración estableciendo y demostrando una nueva estrategia de hacer televisión incluyente trasformadora, este programa tenía muchos seguidores. Se apreciaba una versión real de la diversidad social y cultural del país con alcance internacional.

Otro elemento fundamental del discurso del mandatario venezolano fue la lucha contra el proceso hegemónico de globalización, Chávez logró recuperar la palabra que fue secuestrada por más de 30 años por dictadores políticos corruptos y genuflexos ante el gran capital, y los eternos “expertos” que convalidaron el saqueo de nuestra naciones y quisieron convencernos de que con la entrega y la globalización todo iba a ir mejor. Gracias a ellos, una enorme parte de la población latinoamericana actualmente está excluida de la educación de la atención sanitaria, sus recursos económicos que son administrados por trasnacionales y son parte de la simple vida ciudadana; son invisibles a las estadísticas y millones de ellos ni siquiera tienen documentos, Chávez demostró con hechos y ejemplo que esas políticas son contrarias a los beneficios de los ciudadanos en su discurso ante la  Organización de Naciones Unidas manifestando que ese organismo debe ser refundado ya que el motivo por el cual fue fundado esa organización ha perdido sus objetivos principales y hoy día muchas naciones son víctima de la injerencia y este órgano se hace de la vista gorda ante el poder imperial de potencias injerencistas, Chávez también exhortó a mantener la independencia económica es importante mantenerlas ya que un (TLC) Tratado de Libre Comercio siempre se impondrá ante cualquier economía que trate de salir adelante frente a la economía mundial que la (ALBA) Alternativa Bolivariana para las Américas permitirá el Imagen2desarrollo de naciones que no dependerán de los cánones del (FMI) Fondo Monetario Internacional ni del (BM) Banco Mundial, en este programa su conductor Chávez mantenía informado a la sociedad de los procesos y convenios estratégicos adquiridos con otras naciones que aportaron tecnología en diferentes ámbitos del mercado como en el de las telecomunicaciones, informático, la telemedicina, energía eólica que generaran desarrollo energético y tecnológico, otras políticas anunciadas en este programa es el desarrollo agropecuario y agrícola ya que parte de las políticas del mandatario para un futuro logremos adquirir una independencia alimentaria y que la renta petrolera se pueda invertir en otras estrategias sociales.

En una oportunidad el presidente fue reconocido internacionalmente con el premio Rodolfo Walsh en la categoría especial “Presidentes Latinoamericanos por la comunicación” que le otorgó la Universidad de la Plata el 1 de abril de 2011, en esta oportunidad Gonzalo Marroquín presidente de la (SIP) Sociedad Interamericana de Prensa se pronunció en contra de ese reconocimiento. Marroquín sostuvo en esa oportunidad que “Chávez se podría catalogar como el principal enemigo de la libertad de prensa y que el premio es una bofetada en la cara”, pero la verdad no es esa simplemente Chávez ha abierto una ventana a la realidad latinoamericana a través de una comunicación alternativa que ha sido reconocida por esta Universidad.

Según Vladimir Acosta en su libro la SIP y la Dominación Imperial inscribe:  “La SIP, en este contexto, resulta peor que antes. Y resulta peor que antes porque cuando los pueblos están dormidos no hace falta reprimirlos. Un poco de televisión, un poco de Sábado Sensacional, un concurso de Miss Universo, basta para mantenerlos entretenidos. Pero cuando los pueblos despiertan la cosa se vuelve más complicada y lo que está pasando justamente en esta América Latina, desde hace unos años, es que los pueblos han despertado, que cada vez hay menos gobiernos cipayos, menos gobiernos complacientes; y cada vez es necesario mentir más, manipular más. Eso los pone en evidencia como lo que son: el organismo de los grandes diarios, colocados al servicio de los intereses de los grandes imperialistas norteamericanos”. (pág. 13). Si nos damos cuenta Chávez demostró como profesional y estratega militar expuso sus capacidades en el ámbito de la comunicación alternativa activándose a favor de la pluralidad comunicacional luchando contra la guerra mediática de la oposición venezolana ésta que a su vez ha sido apoyada por el imperio norteamericano que tiene intereses políticos y económicos en la tierra de Bolívar.

Estas propuesta comunicacional fue reproducida y aplicada por el mandatario Rafael Correa en el Estado ecuatoriano la cual ha dado igual resultados en ese país con la revolución ciudadana desarrollada por sus pobladores, este gobernante también ha sido bombardeado y vilipendiado por dueños de medios que son opositores a su proceso revolucionario adscritos a la SIP. Si podemos recordar varias empresas de comunicaciónde ese país han descalificado a este mandatario y los tribunales nacionales sancionaron al diario el Universo por falsear hechos noticiosos que trataron de deshonrar al gobernante de esa nación en este caso existen otros medios y órganos interesados que apoyan a este periódico para tratar de aplicar acciones a través de campañas mediáticas las cuales son apoyadas por Reportero Sin Fronteras.

Según Michel Collon En su libro Los 7 pecados de Hugo Chávez nos explica: ¿quién paga Reporteros Sin Fronteras? la ONG`s que no es en absoluto una ONG`s que pretende ser, como lo reveló Jean-GuyAllard: pretendiendo defender la libertad de prensa, Ménard siempre se asoció con los que la amenazan de manera más grave, los grandes consorcios de comunicaciones. Su relación con Publicis que concibe campañas publicitarias para las fuerzas armadas de EE.UU., de Coca Cola y de Mc Donalds y asesor de Bacardi, la productora de ron que subvenciona el terrorismo anti cubano es particularmente preocupante. Esto no es todo. Reportero Sin Fronteras es también financiada por el Center for Free Cuba (Centro para la Libertad de Cuba), una organización creada para derrocar la revolución cubana presidida por el dueño del ron Bacardi, dirigida por el ex terrorista Frank Calzon, Ligado a la extrema derecha cubana refugiada en Miami, y dependiente de un socio privilegiado de la CIA. La FredomHause (Casa de la Libertad). El contrato  firmado con el Center for a Free Cuba ha sido negociado en 2001 con Otto Reich, que poco tiempo después en el cargo a secretario de Estado adjunto de Bush ha sido el Organizador del Golpe de Estado Fallido en 2002 contra Hugo Chávez Frías Presidente de La República Bolivariana de Venezuela. Reporteros sin Fronteras financiada por la CIA después de haberlos negado mucho tiempo, el presidente de RSF finalmente reconoció haber recibido fondos del NationalEndowmentforDemocracy, la principal organización que sirve de cobertura a la CIA. La olla ha sido destapada el 11 de marzo de 2005 por la periodista independiente Diana Barahona en el Northern California Media Guild”. (Pág. 487, 488).

La nueva estrategia: Gobierno Eficiente en la Calle por TV

Imagen3Antes de la desaparición física del lider revolucionario Hugo Chávez Frias en su última alocución al pueblo venezolano instó a sus seguidores en caso de suceder una larga enfermedad o la muerte votarán por Nicolas Maduro. Si bien Maduro era conocido por los venezolanos por sus funciones en el Alto Gobierno fue necesario desarrollar una estrategia para entrar en cercania y comunicación con el pueblo y como lider para seguir dirigiendo el proceso bolivariano.

Se creó el programa televisivo “Gobierno de la eficiencia en la calle” que a su vez es una estrategia politica para dar a conocer todos los planes, programas y politicas en miras al cumplimiento del Plan Patria.

Este programa hasta el momento trata de tener el mismo corte que el Aló Presidente pero si nos ponemos a ver nos daremos cuenta que existen algunas fallas técnicas que deben ser mejoradas en sus trasmisiones tales como filmar más a los asistentes “pueblo”, dejar que el pueblo tome más la palabra ya que así se mostrará con hechos las acciones políticas y decisiones del protagonismo y la participación popular de los Concejos Comunales, permitir a los Ministros generar aportes ideológicos y concientizadores, editar cada una de las trasmisiones o entregas para evitar las fallas técnicas que surgen en cada trasmisión así se podrán evitar en futuras presentaciones errores que seguramente se darán cuenta los destinatarios de esta presentación así el receptor podrá apreciar programas de calidad sin fallas de iluminación, sonido y otros que se presentan con el lenguaje que se puede convertir en un elemento ruidoso discordante que logra convertirse en  algo indeseable.

Aunque no se puede esperar el mismo impacto y alcance que Aló Presidente y menos comparar a Chávez con Maduro, es importante resaltar que un proceso aún sigue su rumbo y la postura de la oposición sigue siendo firme en su intención de desestabilización, de manipulación y saboteo permanente. Se trata de mantener el poder para seguir organizando el Estado en función del pueblo con la participación y anuencia de todos los sectores, en primacia de los mas necesitados.

La revolución no puede depender de un hombre, se trata de un liderazgo colectivo con sentido de identidad y pertenencia. Y el Programa “Gobierno de la eficiencia en la calle” busca mantener el fervor, la pasión y la conciencia sociopolitica de un pueblo para la consecución de metas sociales en favor de todos. Y todo invoca a una lucha de clases, donde la élite busca distraer a las mayorias y pervertirlas hacia  fines enajenantes y opuestos al interes y bien común.

Según Fernando Buen Abad (2009), en su obra La Comunicación debe ser una Tarea Organizativa señala: “el escenario actual en América Latina y en el mundo entero, en materia de terrorismo mediático, es un escenario clarísimo de lucha de clases. Si no nos proponemos comprender este escenario de guerra mediática y las tácticas terroristas de las que somos testigos permanentes, bien puede ser que cometamos errores muy significativos y muy costosos. No podemos pasar por ingenuos ni podemos pasar por cándidos”. (pág. 7). Para concluir este trabajo hoy como revolucionari@s debemos tener la capacidad de divulgar y promocionar creatividad eficacia, contribuir a conformar matrices de opinión favorables al proceso revolucionario manejando argumentos mediáticos, fomentar el debate de cada uno de los temas que integran la agenda del debate necesario, contribuir y fortalecer los medios comunitarios y alternativos, promover los valores, la ética y la ideología bolivariana, también debemos estar en capacidad de identificar por donde vienen los ataques del oposicionismo, inventariar cuáles serán las nuevas tácticas desarrolladas por el oposicionismo como parte de las estrategias comunicacionales implantadas a lo largo de estos 14 años, visualizar los distintos escenarios en los que se podrían materializar la batalla mediática, manejar con propiedad y eficacia las herramientas comunicacionales necesarias con que debemos armar el pueblo ya que ante la arremetida implacable, brutal sin escrúpulos, sin ética,  sin verdad que el enemigo sacará de sus arsenales internos, para lo cual cuentan con la mayoría de los medios de comunicación privados.

Anexo: “Aló, Presidente”: ¡Cómo un Presidente cautivó una audiencia, oyendo pasar los años!

Un programa que nació el domingo 23 de mayo de 1999 y que ha superado toda una década
Programa trasmitido desde Radio Nacional de Venezuela, calle Las Marías, entre Chapellín y Country Club, sector La Florida, entre municipios Libertador y Chacao del Distrito Capital. Tema: nace el programa Aló Presidente.

Tras haber meditado sobre los escollos de la América que existía y los desafíos de la América de sus sueños, el 2 de enero de 1816, el Libertador Simón Bolívar escribió su inquebrantable ebullición revolucionaria: “Formémonos una Patria a toda costa y todo lo demás será tolerable… Mi único amor siempre ha sido el de la Patria; mi única ambición su libertad. Los que me atribuyen otra cosa no me conocen, ni me han conocido nunca… La Patria exige cada día nuevos sacrificios, y es necesario darle hasta el último aliento de la vida”. Palabras como éstas alimentaron lo que casi dos siglos después se convertiría en la Revolución Bolivariana: una transformación democrática participativa, liderada por un hombre que, se propuso salvar a su nación.

Era enero de 1999. Hugo Chávez Frías asumía la Presidencia de Venezuela -un país que había digerido la asonada urbana del Caracazo de 1989 y la rebelión militar del ’92, producto del descontento popular contra unos gobiernos que desangraron la confianza del país y que le exigían a la gente inmolarse por una “democracia” que no era capaz ni siquiera de darle de comer.

Fue en esos meses iniciales del ‘99, cuando ese Presidente, soñador y amante del pueblo soberano, propuso crear un programa donde él, como jefe de Estado, pudiera interactuar con la gente e informarles sobre los programas, planes y estrategias de gobierno. Y, así fue. Se concretó el 23 de mayo de 1999. Ese día, por primera vez, los venezolanos y venezolanas escucharon a un presidente de la República, conduciendo un programa para dar a conocer las verdades, las angustias y los sueños de un país. Aquel día, Hugo Chávez Frías, dirigió el primer programa radiofónico Aló, Presidente, a través de la señal de Radio Nacional de Venezuela (RNV).

Fue un hecho sin precedentes en Venezuela y en América Latina. Un mandatario moderaba un programa radial y, más insólito aún, un espacio dedicado a estrechar lazos con el pueblo, utilizando sencillas llamadas telefónicas. Allí, sorprendía la elocuencia, vivencias y ocurrencias de su moderador: Hugo Chávez Frías.

Hasta entonces, ningún dirigente le había dado tanta importancia al poder de la información, como el presidente Chávez. Desde el año 1999, el pueblo venezolano conoció un programa en el que podía expresarse sin limitaciones. Aló, Presidente surgió como el medio de comunicación para aquellos que no tenían voz. El ciudadano común, finalmente, pudo hacer contacto con el máximo gerente de la nación, y lo asombroso para todos es que él les respondía y atendía sus inquietudes.

Por supuesto, el éxito en audiencia no se hizo esperar. La elocuencia y liderazgo del presidente Chávez sirvieron para demostrar la fuerza del fenómeno mediático que se estaba gestando y que, ahora, sirve de ejemplo para el mundo.

El Aló, Presidente se convirtió en la tribuna popular.

El primer programa duró una hora. En ese primer momento, el jefe de Estado estuvo acompañado por los periodistas Juan Barreto y Freddy Balzán, quienes, utilizando los micrófonos de RNV, pautaban el acontecer nacional.

En el primer programa al aire, el Presidente recibió cientos de llamadas. La primera persona en hacer contacto fue Haydeé González, habitante de San Antonio, en el sector El Valle, del Distrito Capital. En esa edición, un total de 11 ciudadanos lograron conversar con el jefe de Estado.

Cómo olvidar el primer caso médico atendido en Aló, Presidente. La historia de la señora Teresa Castro conmovió al público y a su moderador. El pequeño nieto de Castro, con tan sólo dos años de edad, fue operado en una de sus piernas con resultados lamentables. La extremidad del infante no creció con normalidad y necesitaba, desesperadamente, atención médica especializada. Esta trágica historia tocó el corazón del máximo líder de la Revolución, quien inmediatamente ordenó el tratamiento especializado que necesitaba el niño para llevar una vida sana y feliz.

De la radio a la televisión
“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y, de repente, estarás haciendo lo imposible”. Ésa es una cita de San Francisco de Asís que ilustra la descripción histórica del Aló, Presidente.

Y es que, lo que comenzó como una propuesta radiofónica, convenció al mago de la cara de vidrio para seguir demostrando la fe en el pueblo venezolano. El fenómeno del Aló, Presidente creció tanto que, los productores del programa decidieron darle más a su público. Así que, el 27 de agosto de 2000, la edición número 40 de Aló, Presidente, se hizo por primera vez en señal de radio y televisión.

El equipo de Venezolana de Televisión (VTV) logró llevar este espacio informativo a todos los rincones del país. De ahí en adelante, el contacto directo con el pueblo y sus seguidores fue notable. El jefe de Estado venezolano aprovechó la tribuna de Aló, Presidente para informar a todos sobre sus acciones políticas. De esta manera, con cada nueva edición, convocaba a todos los sectores a participar en los proyectos e iniciativas gubernamentales, para avanzar hacia la construcción de la Patria Nueva.

Aló, Presidente: la bitácora revolucionaria
El Aló, Presidente siguió acumulando anécdotas en su cuaderno mágico. La mayor alegría fue cuando el programa comenzó a rotarse por todas las regiones del país. La bitácora del Aló, Presidente, en retrospectiva, invita a disfrutar del crepúsculo de una aventura de 11 años.

El estado Barinas sirvió como escenario para el primer Aló, Presidente (edición 18) que se transmitió en exteriores. Fue el 31 de octubre de 1999, cuando el presidente Hugo Chávez llegó a su tierra natal. Allí, el mandatario habló sobre las potencialidades en materia agrícola, ganadera, pesquera, industrial, petrolera y maderera.

La primera transmisión en movimiento se hizo el 4 de febrero del año 2000. El Aló, Presidente número 61 se realizó en vivo, desde una caravana de carros que recorrió desde Campo Carabobo, en Valencia, hasta la ciudad de Caracas. En dicha edición, se transitaron tres estados, en siete horas; fueron más de 180 kilómetros de recorrido.

El 22 de octubre de 2000, el Aló, Presidente número 48 fue transmitido desde Isla de Aves, a 666 kilómetros al noreste del Puerto La Guaira. Toda una hazaña.

Sus productores recuerdan las ediciones 184 y 309, realizadas desde la Isla de El Burro (en el estado Carabobo) y desde la Hacienda Cacaotera de Chuao (en el estado Aragua). En ambas ediciones, se requirió de una producción gigantesca; tanto en El Burro, como en Chuao, no se tenía acceso por tierra y el traslado de los equipos fue fragoso.

Otro de los Aló que no olvidan es el número 217, realizado el 3 de abril de 2005. Éste tuvo lugar en Las Queseras del Medio, en el estado Apure, y se desarrolló en la más lejana llanura, sin carretera. Una parte del equipo de producción migró desde tempranas horas del miércoles. Otra parte, se trasladó desde el viernes. Para acceder al lugar, tuvieron que ir por caminos de ganado, agua y aire.

El programa que cruzó las fronteras
La popularidad de Aló, Presidente ha alcanzado niveles impresionantes. El primer mandatario nacional, en varias oportunidades, ha moderado este espacio en diversos países de Latinoamérica.

El primer programa transmitido en el exterior fue la emisión número 52, en la República de Guatemala. Luego, el 19 de noviembre del año 2000, el presidente Chávez estuvo acompañado por su homólogo Alfonso Portillo. Este programa se transmitió en cadena de Radio y Televisión a Guatemala.

El 11 de marzo de 2000, la edición número 64 de Aló, Presidente se efectuó en República Dominicana. Después, el 15 de junio de 2003, el Aló, Presidente número 153 llegó a Manaos, República Federativa del Brasil.

Años más tarde, el 17 de agosto de 2003, se realizó el programa 160, desde Buenos Aires, en la República de Argentina; en tanto que, la edición 231 se efectuó desde Provincia de Pinar del Río, en Cuba.

El 28 de mayo de 2006, el espacio número 256 se trasladó hasta la Ciudad Sagrada de Tiwuanaku, en Bolivia. Y, finalmente, el Aló, Presidente número 298, se realizó en Santa Clara, Cuba, el 14 de octubre de 2007.

De los años pasados, también se recuerda que, el 17 de diciembre del año 2000, hubo una transmisión internacional, la cual, aunque fue desde Maiquetía, en el estado Vargas, llegó en vivo para Cuba, Brasil y España; correspondió al programa Nº 55. Fue la primera vez que llegaba la señal del Aló, Presidente, simultáneamente, a tres países fuera de Venezuela.

Los protagonistas de un sueño
Cada edición del Aló, Presidente tiene sus propios protagonistas. Obviamente, el principal es: el PUEBLO. Sin embargo, no se pueden dejar de mencionar los invitados especiales que, también, han iluminado la vida del programa dominical del presidente Chávez.

Desde que se inició el programa Aló, Presidente, en su desarrollo, han participado invitados de altura: embajadores, deportistas, cantantes, cineastas, escritores y cientos de periodistas provenientes de todos los continentes.

El 29 de octubre del año 2000, en el programa Nº 49, Fidel Castro se convirtió en el primer invitado internacional que acompañaba al presidente Chávez en la conducción de su espacio radiotelevisivo.

Por el set del Aló, Presidente han hecho presencia figuras como el primer mandatario boliviano, Evo Morales, y su homólogo de Nicaragua, Daniel Ortega.

Asimismo, personajes como el clérigo estadounidense Jesse Jackson; el poeta nicaragüense, Ernesto Cardenal; Aleida Guevara, hija de Ernesto Guevara; Manuela Pinto, representante de la Federación Mundial de la Juventudes Democráticas del Brasil; el actor estadounidense Danny Glover y el futbolista Diego Armando Maradona; dejaron huella imborrable en la historia de este programa.

En el ámbito nacional, el presidente Chávez ha sido acompañado por los deportistas Milka Duno, Pastor Maldonado, Edwin Valero, “El Potro” Álvarez; y el cantautor Cristóbal Jiménez -entre muchos otros venezolanos.

Récord Aló
Aunque cada Aló, Presidente es muy particular y singular, tanto por sus temas, como por el sentido personal que le imprime el Presidente; ha habido dos programas que poseen “récord” de duración, el primero fue el programa Nº 295, realizado el 23 de septiembre de 2007, en el Complejo Petroquímico “El Tablazo”, en el estado Zulia, con un tiempo que marcó las 8 horas y 7 minutos. En esa oportunidad, el tema fue la “Revolución Petroquímica”.

El otro programa fue la emisión 289, que se realizó el 5 de agosto de 2007, trasmitido desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, Caracas. Duró 7 horas y 41 minutos. El presidente Chávez dedicó este programa a la escritora mexicana Elena Poniatowska, ganadora de la decimoquinta edición del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, con su libro: “El tren pasa primero”. En este Aló, Presidente, destacó la interacción de la senadora colombiana Piedad Córdoba con el primer mandatario nacional. La senadora le solicitaba que interviniera en el conflicto de los cautivos en Colombia. En ese entonces, Chávez -comprometido con los valores humanos- iniciaba una campaña humanitaria que diera una esperanza a los familiares y colombianos, en general; resultados que se visualizaron, meses después, con la liberación de varios de los secuestrados por las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC).

Ires y venires del Aló, Presidente
En la historia del Aló, Presidente, éste ha pasado por tres reformulaciones importantes. Una de ellas fue a finales del año 2004, cuando el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, anunció la suspensión del programa dominical presidencial “como parte de la nueva estrategia comunicacional que planteaba el fortalecimiento de los medios del Estado”. El programa salió del aire momentáneamente, desde el 24 de octubre de 2004, y retornó al plano comunicacional, el 9 de enero de 2005.

La segunda, y tal vez la que cambio más la estructura del programa radiotelevisivo desde sus inicios, fue a partir de la emisión Nº 265, el 15 de febrero del año 2007, cuando en la titularidad de William Lara, ministro de Comunicación, el Aló, Presidente pasó a transmitirse por radio los lunes, martes, miércoles y viernes de 6 pm a 7 y 30 pm, y los días jueves por televisión de 8 a 9 y 30 pm. Esta estructura se mantendría hasta el 10 de junio de 2007, cuando en la emisión 285, volvió a su horario acostumbrado (todos los domingos), a petición de los propios seguidores del presidente Chávez.

La tercera, se hizo bajo la gestión de Ministra del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Blanca Eekhout, y tiene que ver con una versión teórica del Aló, Presidente, la cual saldría al aire los días jueves, a partir de las 7 de la noche, adicional al programa de los domingos. Este nuevo espacio televisivo se inició el 11 de junio de 2009. Era un programa dedicado a explicar la teoría del modelo del Socialismo del siglo XXI, que no contenía pases, y que luego de la sexta edición, se dejó de transmitir.

Qué bien suenan los años de historia
Tras varias lunas, el programa ha cambiado un poco su estilo. De la época inicial, se recuerdan las cientos de llamadas, solicitando, incluso, hasta que se les cancelara una liquidación laboral. El tiempo ha pasado y, en el país, se ha recuperado la institucionalidad. Por eso, el programa ahora tiene otro norte. El Aló, Presidente, además de ser una nueva forma de hacer política, sincera, socialista, humana: cuando el primer mandatario nacional está en contacto directo con su pueblo, y viceversa; busca, fundamentalmente, recrearse en las obras que ha construido y construye el Gobierno Bolivariano; seguir la gestión, los planes y proyectos, la ideología y el pensamiento bolivariano; en un todo: la construcción del Socialismo del siglo XXI.

Sin embargo, a pesar de las estrategias de transmisión, no se puede negar que, el Aló, Presidente sigue dando una buena señal. Por medio de este programa, los venezolanos han aprendido que el poder está en sus manos.
El 17 de marzo de 2002, el Aló, Presidente llegó a su edición número 100. La locación escogida fue el Parque Nacional “El Ávila” (Waraira Repano). En esa transmisión, el jefe de Estado recordó los momentos más importantes vividos, desde que comenzó este fenómeno comunicacional.

El 1 de agosto de 2004, desde la Ciudad Vacacional “Los Caracas”, se celebró el programa Aló, Presidente número 200. Ese día, el mandatario Hugo Chávez aprovechó la oportunidad para anunciar la creación de la Misión Robinson, acotando que había una necesidad enorme de educar al pueblo para que éste pudiera hacerse responsable de su destino.

Al cumplir sus diez años, Aló, Presidente realizó un maratón de tres capítulos de su edición 331, en una misma semana. Así, el 28 de mayo de 2009, fue testigo de los dos primeros capítulos. El capítulo I fue en el estado Zulia, donde se efectuó la inauguración de la Segunda Unidad de Termozulia II, enmarcada en la Revolución Energética. Para el capítulo II, el programa se trasladó hasta el Palacio de Miraflores en Caracas. Allí, se hizo entrega de Títulos de Propiedad de Tierras Urbanas. Al día siguiente, se presentó el último capítulo, desde el sector El Calvario, en Caracas, con los acuerdos de la Segunda Reunión de Ministros y Altas Autoridades de Cultura de los Países del Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba).

El Aló que se hizo querer por todos
El Aló, Presidente ha sido una victoria revolucionaria. Cada domingo, este programa sigue teniendo una audiencia cautiva, no sólo de ciudadanos que apoyan la gestión del Gobierno Bolivariano, sino también de aquellos que la adversan.

Después de una década de ráfagas, el programa Aló, Presidente alimenta los titulares de los periódicos nacionales -y, muchas veces, de los internacionales-, los lunes… Aló, Presidente es un programa que por su moderador, forma y contenido, siempre es NOTICIA.

El Aló, Presidente ha significado mucho para el sentir social venezolano, pues a través de él, se ha logrado lo que nunca antes se había hecho: tomar en cuenta las necesidades y requerimientos del humilde, por años silenciado.

Gracias al programa, mucha gente ha sido operada, en especial niños con distintos problemas físicos; otros han recibido viviendas, empleos y asistencia legal. En el Aló, Presidente el pueblo ha encontrado a un Primer Mandatario, que lejos de mostrarse como un ser distante, se tornó más allá de la esperanza, en la materialización del logro, la superación del problema y hasta la oportunidad misma de ser escuchado como nunca antes: hablar con el Presidente fue del sueño a la verdad.

En definitiva, Aló, Presidente era y sigue siendo el espacio mediático que el pueblo estaba esperando y espera. Hugo Chávez Frías se convirtió en ese cambio que él mismo y sus compatriotas deseaban ver en Venezuela. Aló, Presidente es la tribuna de aquellos que comparten la ardiente devoción al sueño de Bolívar: escuchar no sólo lo que “halaga a los oídos”, sino escuchar lo que se ha hecho, lo que no se ha hecho y lo que se ha hecho mal; para poder construir, desde las bases, la Patria Nueva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s