Comunicación, Política y Ciudadanía en Venezuela (III)

Por Alice Socorro Peña Maldonado

En el mes de septiembre el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) hizo una convocatoria para la presentación de trabajos en Comunicación, Política y Ciudadanía y contribuir no sólo en promover grupos de trabajo sino la participación de nuevos investigadores vinculados con estos temas.

En esta tercera entrega y como profesora de la Cátedra de Comunicación e Información y Democracia participativa del programa doctoral de Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela quiero seguir compartiendo algunas reflexiones sobre este tema que se constituye desde 1999 cuando asumimos con la Nueva Constitución la Democracia Participativa como experiencia y vivencia sociopolítica para el pueblo venezolano.

En la primera entrega el énfasis estuvo en destacar el tiempo histórico en materia de participación ciudadana en el marco de la democracia participativa establecida en nuestra carta magna y la importancia de los ciudadanos de conocer sus derechos y deberes que como pueblo es poder constituyente para que las instituciones y sus dirigentes como poder constituido aseguren y garanticen su realización.

En la segunda entrega se reflexiona sobre la importancia que tiene los saberes y prácticas sociopolíticas en la dinámica participativa y como estos se sustentan de imaginarios históricos que pueden coadyuvar en los cambios o ser distractores de la intención de hacer política real en favor de los pueblos, de los ciudadanos.

En esta oportunidad quiero reflexionar sobre el derecho del poder constituyente para ser formado en la democracia participativa y que involucra a muchos actores y instituciones pero sobre todo voluntad política tanto de  ciudadanos como de líderes para crear las condiciones y factores que hagan posible procesos educativos, formativos informativos y comunicacionales.

para formar

No se puede pretender cambios sustanciales en las instituciones que como poder constituido debe responder a las demandas de los ciudadanos y del pueblo en general desde sus necesidades, intereses y expectativas reales y sentidas si no existe un ser humano con alta conciencia ciudadana y con capacidades para acciones individuales, grupales, colectivas, comunitarias e institucionales.

La familia y las comunidades son células fundamentales de los verdaderos aprendizajes y enseñanzas de un ser humano. Sin embargo, la Escuela y la Universidad son espacios estratégicos para preparar a los individuos en función de un tipo de sociedad como lo ha hecho hasta ahora. Crear pensum y actividades que permita la asunción de una ética social y modos de actuar donde el respeto, el diálogo y el compromiso con lo común sea parte de su cotidianidad.

En cuanto a la información y comunicación como derecho ciudadano es urgente que los medios de difusión masiva y los medios alternativos y comunitarios se constituyan en formadores desde la palabra y la imagen a través de la promoción de valores y actitudes de participación, haciendo uso de las estrategias publicitarias. Que hay que estar claro que no sustituye la formación de la conciencia y acción sociopolítica participativa. Sólo que a través de los medios tecnológicos se puede tener un alcance mayor que permita sensibilizar, direccionar y naturalizar conductas y comportamientos participativos y favorecer el debate público donde los ciudadanos puedan entrar en procesos de comunicación permanente de los logros que reviste la participación protagónica y corresponsable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s